Llenamos una copa con agua hasta el borde. ¿Cuántas monedas caben en la copa llena de agua sin que rebose?

Si las monedas son pequeñas podemos meter unas 30 monedas sin que rebose el agua de la copa.

Explicación
Primero tomamos un vaso pequeño y lo llenamos de agua hasta el mismo borde. Luego añadimos más agua con mucho cuidado (mejor con un cuentagotas). Podemos ver que el agua forma una prominencia que sobresale del borde del vaso sin caer. Esta prominencia es pequeña pero tiene un volumen apreciable.

La tensión superficial en la superficie del agua actúa como una membrana que impide que se desborde el agua que sobresale de la copa. La tensión superficial tiene su origen en las fuerzas de atracción entre las moléculas de agua.

En el caso de la copa llena de agua pasa algo parecido. Al añadir las monedas (que tienen un volumen muy pequeño) se forma una prominencia de agua que sobresale del borde de la copa sin caer. Echando las monedas con precaución, y dependiendo del tamaño de la copa y de las monedas, podemos echar unas 30 monedas en la copa sin que rebose.



Para realizar este experimento necesitamos un colador metálico, un trozo de tela y un par de mecheros.

1 Si encendemos un mechero y colocamos encima un colador metálico vemos que la llama no puede atravesar el colador.
2 Si dejamos salir el gas del mechero y colocamos encima el colador podemos encender el gas que atraviesa el colador con otro mechero. En este caso la llama parece atravesar el metal.
3 Podemos repetir el experimento dejando salir el gas desde debajo de un trozo de tela que esté bien estirado. En este caso la llama parece danzar sobre la tela.

Explicación
La alta conductividad térmica del metal impide a la llama atravesar el colador.
El gas si atraviesa el colador metálico (o la tela) y luego podemos encender el gas con otro mechero. En le caso de la tela es muy importante mover el mechero (y la llama) para evitar que prenda la tela.




Materiales:

  • Una vela encendida
  • Tarro de vidrio
  • Sorbete
  • Embudo
Fundamento Teórico:


Henri Coanda descubrió este efecto cuando construyo y voló en su maquina en 1910. Los fluidos tienden a seguir el contorno de una pared si se expulsa junto a ella. El efecto Coanda es el fenómeno físico producido en mecánica de fluidos en el cual una corriente de fluido -gaseosa o líquida- tiende a ser atraída por una superficie vecina a su trayectoria.



El efecto Coanda fue descubierto en 1910 por el ingeniero aeronáutico rumano Henri Coanda (1885-1972), que se interesó en el fenómeno después de haber destruido un prototipo de aeroplano desarrollado por él (Coanda-1910). Coanda notó que un fluido tiende a seguir el contorno de la superficie sobre la que incide, si la curvatura de la misma, o el ángulo de incidencia del fluido con la superficie, no son demasiado acentuados.


El efecto coanda demostrado con una cuchara y un chorro de agua

Procedimiento 1:


1) Tratar de soplar por el embudo para apagar la vela encendida
Explicación:


Un fluido tiende a seguir la superficie en la que incide, en este caso, vemos que el aire fluye a través del embudo pero diverge en la parte ancha debido a que sigue la forma del embudo, lo que nos impide apagar la vela. En cambio, si se sopla por la parte angosta, el flujo converge con lo que resulta más fácil apagar la vela.




Procedimiento 2:


1) Tratar de apagar la vela usando el sorbete de tal modo que el tarro de vidrio obstruya la direccion de su boca y la vela. Observara que la vela se apaga, ya que el flujo de aire sigue la trayectoria del tarro.


Explicación:


El incremento de velocidad del aire cae al tarro, hace que descienda su presión. La presión del aire inmóvil mantendrá el flujo junto al vidrio hasta que disminuya su velocidad.


El efecto se advierte al verter agua de un vaso, tiende a deslizarse por el lado. La superficie la atrae por adhesión o tensión superficial

Para realizar nuestro experimento necesitamos tres huevos frescos de gallina y tres vasos pequeños.

En primer lugar colocamos los huevos en los vasos y luego ponemos peso sobre los tres huevos para ver el peso que pueden soportar sin romperse. Se puede comprobar que un huevo soporta un peso muy grande sin romperse.

Explicación
Un huevo puede romperse fácilmente si se golpea bruscamente o si se deja caer desde una cierta altura. Ahora bien, ese mismo huevo colocado verticalmente puede soportar un peso muy grande siempre que no se aplique de golpe. La explicación está en la forma del huevo. Si te fijas bien, un huevo colocado verticalmente tiene una forma parecida a las bóvedas que se emplean en construcción por ser estructuras capaces de soportar mucho peso con un mínimo de material.

Curiosamente el pollito puede romper la cáscara sin grandes dificultades cuando sale del huevo. En este caso la fuerza se realiza desde el interior y la cáscara no puede aprovechar su estructura de bóveda natural.