Para realizar este experimento necesitamos dos martillos y un trozo de cuerda.

En primer lugar hacemos un lazo pequeño con el trozo de cuerda y luego unimos los mangos de los martillos con el lazo tal como se muestra en el vídeo. Finalmente apoyamos la cabeza de uno de los martillos en el borde de una mesa y vemos que el conjunto se mantiene en el aire sin caer.

El centro de masas de los dos martillos está por debajo del punto de apoyo en el borde de la mesa y el conjunto se mantiene en equilibrio estable. Si se golpea ligeramente uno de los martillos vemos que oscilan en el borde de la mesa sin caer.




El vídeo se grabó en el taller de mi amigo y maestro Juan Delgado


Con este simple experimento (muy fácil para los niños más pequeños), veremos cómo descomponer la luz del sol en el espectro de colores básicos.




Dificultad: Experimento muy fácil

Material: Un rayo de sol, una pared o cartulina blanca, un disco compacto ( CD )

¿Cómo hacerlo?

1.- Busca un buen lugar, donde puedas reflejar la luz del sol utilizando el CD; hacia una pared blanca o una cartulina del mismo color colocada en la pared.

2.- prueba distintos ángulos para observar los distintos colores que componen la luz del sol.

¿Por qué sucede?
  • Muchas fuentes de luz, como en el caso del Sol, emiten luz blanca.
  • Esta luz blanca es una mezcla de varios colores y esto se puede observar cuando la luz pasa por un prisma, o en un arcoiris; debido al fenómeno combinado de refracción y reflexión.


  • La luz del Sol, también se puede separar (descomponer) utilizando un CD (compact-disc) ; gracias al fenómeno de la difracción.
  • El CD tiene rendijas (huecos) pequeñísimas, en cada milímetro hay entre 500 hasta más de 1000 rendijas. Estas rendijas se comportan como "espejos muy pequeños", que hacen que el rayo de luz blanca se refleje en ángulos distintos para cada color, marcando franjas de color muy claras.
  • Isaac Newton logró demostrar con ayuda de un prisma que la luz blanca del Sol contiene colores partiendo del rojo, a su vez pasando por el naranja, amarillo, por el verde, por el azul y añil hasta llegar al violeta. Esta separación de la luz en los colores que la conforman recibe el nombre de descomposición de la luz blanca.


Asombra a tus amigos con el siguiente experimento, y también aprenderás sobre el equilibrio de los objetos.




Dificultad: Experimento sencillo

Material:

  • Una regla (de madera o metálica) de 30 cms.
  • Un martillo, apenas un poco más largo que la regla.
  • 24 cms. de cordel, cuerda, estambre o hilo resistente.
  • Una mesa o mueble para sostener la estructura a elaborar.
¿Cómo hacerlo?

Antes de comenzar, cabe aclarar que todas las medidas se ajustan a los materiales descritos; y si alguno de ellos cambia su tamaño, deberán realizarse ajustes al experimento.

1.- Coloca la regla por encima y a lo largo del mango del martillo.

2.- Desliza la regla sobre el martillo, en sentido contrario a la cabeza del mismo; de tal forma que la regla quede "fuera" del mango aproximadamente 7 cms.

3.- Anuda los extremos del cordel, formando un lazo. Desliza la regla y el martillo dentro de la lazada, y deja el lazo en la marca de 18 cms. aproximadamente.

4.- Gira hacia arriba la regla, tomando y elevando el extremo de la regla que está mas cerca de la cabeza del martillo y apoyándote en el extremo del mango. Sube la regla, hasta que el cordel ya no te lo permita.

5.- Lentamente, sube toda la estructura elaborada; ya sea con tu mano o con uno de tus dedos extendidos; como puede verse en el video. Cuida que no se deslize más el martillo o el cordel; sino todo caerá y podría golpearte con fuerza.


6.- ¡Listo! ahora busca una mesa o mueble adecuado y cuidadosamente coloca el conjunto como se indica en la imagen; cuidando que la cabeza del martillo quede debajo.

En el video, sólo 1 cm. de la regla se apoyó sobre la mesa; y aún así se mantuvo el equilibrio.


¿Por qué sucede?

  • El equilibrio de los objetos depende de la fuerza de gravedad, en especial de su centro de gravedad.
  • El centro de gravedad, es el punto donde parece que se "concentra" todo el peso del objeto; y también es el punto sobre el cual el mismo objeto logrará su equilibrio.

Y ¿porqué no se cae el martillo?

  • Cuando unimos la regla y el martillo como se indica en el experimento, el centro de gravedad de este conjunto está cerca de la cabeza del martillo; es decir en la parte más pesada.
  • También podemos pensar, que como la cabeza del martillo es más pesada que el mango y la regla; el centro de gravedad está muy cerca de la cabeza del martillo; y debajo de la mesa.
  • Así, la fuerza de gravedad se aplica sobre todo, en la parte del conjunto que está debajo de la mesa y no así en el extremo donde se enlaza la regla y el martillo.


Para realizar nuestro experimento necesitamos un péndulo simple. Podemos construir un péndulo simple con un lápiz, una tuerca y un trozo de hilo.

Un péndulo tiene una frecuencia propia de oscilación que depende de la longitud del péndulo. Las oscilaciones de un péndulo aumentan si se aplica una fuerza pequeña periódicamente. Cuando la frecuencia de aplicación de la fuerza coincide con la frecuencia propia del péndulo se produce el fenómeno de la resonancia y la amplitud de las oscilaciones aumenta mucho.

Para realizar nuestro experimento:
1)Atamos el hilo con la tuerca en el centro del lápiz.
2) Sujetamos el lápiz por los extremos.
3) Giramos el lápiz primero en el sentido de las agujas del reloj y luego en sentido contrario, repitiendo los giros periódicamente.
Cuando la frecuencia de giro coincide con la frecuencia natural del péndulo se produce la resonancia.

Un ejemplo sencillo de resonancia lo tenemos en el columpio. El columpio como cualquier péndulo tiene su frecuencia natural de oscilación. Si impulsamos el columpio con una frecuencia igual a la frecuencia natural las amplitudes de oscilación aumentan mucho. Por tanto, para mantener el columpio en movimiento es necesario comunicar energía continuamente, pero no de cualquier forma. Para que haya resonancia es necesario comunicar energía con la misma frecuencia con la que vibra el columpio.

Un niño que se esté columpiando mantiene el movimiento estirando las piernas en el punto más alto del columpio (eleva su centro de masas) y encogiéndolas en el punto más bajo (baja su centro de masas). De esta forma el niño entrega energía al columpio periódicamente y mantiene las oscilaciones.


Es probable que en la antiguedad, en el antiguo egipto ya se haya contado con luz eléctrica. Hay un sin número de grabados egipcios donde se representa lo que podría ser un ampolleta eléctrica. En este video se demuestra que esto podría haber sido muy posible.

El mecanismo antiquetra es una maquinaria encontrada entre los restos de escombros que datan desde hace 2000 años. Véanlo ustedes mismos.