Para realizar nuestro experimento necesitamos un carrete de hilo, dos o tres metros de goma elástica y una docena de tuercas.


Construimos unos péndulos atando una tuerca al extremo de un hilo. Luego colgamos los péndulos de una goma elástica horizontal.

En primer lugar colgamos dos péndulos de la goma elástica. Si se hace oscilar uno de los péndulos, la energía se transfiere por el hilo pasando al otro péndulo. Después de un tiempo el primer péndulo se frena y queda prácticamente en reposo mientras que el otro péndulo oscila con gran amplitud.



Podemos repetir el experimento con tres o cuatro péndulos y probando distintas situaciones iniciales. En cualquier caso, al desviar el primer péndulo de su posición de equilibrio vemos que el movimiento se transmite a los otros péndulos.





Por último, examinamos el comportamiento de un sistema formado por muchos péndulos (doce) cuando se desvía el primer péndulo de suposición de equilibrio. Vemos que los péndulos oscilan con un desfase produciendo una onda.

Una onda es una propagación de una perturbación (en nuestro experimento la perturbación se origina con la oscilación del primer péndulo) que se propaga a través del espacio transportando energía. Las oscilaciones se propagan por la goma elástica que sujeta los péndulos.



Para realizar nuestro experimento necesitamos papel de filtro de cafetera (por ejemplo), unos rotuladores de colores, un vaso con agua, sal y alcohol.



Montaje:
Recortamos un trozo de papel de filtro y dibujamos en el centro una mancha de tinta con uno de los rotuladores. Luego hacemos un agujero en el centro del papel de filtro y por él metemos un tubito de papel de filtro. Por último ponemos el papel sobre el vaso con agua, de manera que el extremo del tubito quede dentro del agua.

El agua sube por el tubito de papel y llega a la mancha de tinta. Al desplazarse por el papel de filtro el agua arrastra la tinta formando unas franjas de colores.


Se puede repetir el experimento utilizando agua con sal (siguiente imagen) o alcohol.


Explicación:
La cromatografía es una técnica de separación de sustancias que se basa en las diferentes velocidades con que son arrastradas cada una de ellas a través de un medio poroso por un disolvente en movimiento.
A medida que el agua (el disolvente) va desplazándose por el papel de filtro (el medio poroso), arrastra consigo los pigmentos que contiene la mancha de tinta. Como no todos son arrastrados con la misma velocidad, al cabo de un rato se forman unas franjas de colores que corresponden a los componentes de la tinta del rotulador.



Materiales:
Vinagre (ácido acético)
Bicarbonato
Embudo
Botella de vidrio (boca angosta)

La reacción del Bicarbonato con el Vinagre produce la efervescencia que contiene el CO2 que permite que el globo se infle.

Pona a prueba tu habilidad y pasa las ranas de un lado a otro... Suerte!!!





Son solo 5 minutos y puedes resultar altamente sorprendido de que tu cabeza te pueda jugar algunas malas pasadas.

Quién puede explicar esto? por favor cuenten los cuadrados y noten la diferencia entre el antes y el después.


No lo adivinaron?

acá está la explicación

Para realizar nuestro experimento necesitamos construir una torre inclinada con unos palitos de madera y cartón.



Recortamos tres trozos cuadrados de cartón y practicamos unos agujeros en las esquinas para insertar los palitos de madera. El resultado final se puede ver en las fotos.






Una torre inclinada mantiene el equilibrio siempre que la inclinación no sea muy grande. Pero, ¿cómo podemos saber la inclinación máxima que puede soportar una torre?

La torre inclinada permanece en equilibrio sin caer siempre que la vertical de su centro de gravedad caiga dentro de la base de la torre.


El centro de gravedad se localiza en el centro geométrico de la torre inclinada. Para “ver” la vertical al centro de gravedad colgamos un hilo con una tuerca del centro de gravedad de la torre inclinada. El hilo indica la vertical al centro de gravedad.


La torre inclinada de Pisa no se derrumba porque la vertical de su centro de gravedad cae dentro de la base.



¿Se puede hacer que una aguja de acero flote en el agua lo mismo que un palillo de madera?


Parece imposible, ya que aunque la aguja es pequeña, debería hundirse en el agua; pero en el siguiente experimento y gracias a la tensión superficial del agua, veremos lo contrario.





Dificultad: Experimento sencillo, requiere ayuda y/o supervisión de un adulto

Material: 2 agujas delgadas de coser, 1 copa o vaso con agua, y un cuadrito de papel higiénico o de pañuelo desechable.

¿Cómo hacerlo?

1.- Recorta el cuadro de papel higiénico o pañuelo descartable, formando una tira de papel un poco más grande que la aguja. NO DESPERDICIES EL PAPEL.

2.- Toma una de las agujas y con mucho CUIDADO, frota tus dedos en ella; para que la aguja se recubra de una fina capa de grasa

PRECAUCIÓN: maneja las agujas con cuidado,
sino podrías dañarte seriamente

3.- Coloca la aguja encima de la tira de papel, y desde sus extremos dóblalo un poco en forma de "cuna" o "barca"; y suéltala suave y rápidamente en el agua del vaso o copa.

4.- Verás que poco a poco se hunde el papel, y para apurar esto, con la otra aguja "pica" los extremos del papel y así se hundirá más rápido; dejando la aguja en flotación.

5.- Con la otra aguja, "pica" el agua en la zona cercana a los extremos de la aguja flotante y verás cómo la aguja se impulsa y choca con las paredes del vaso o copa.


¿Por qué sucede?
  • La aguja es mucho más pesada que el agua, pero no se hunde porque debajo de ella se ha formado un hueco (o valle o "colchón") que la sostiene.
  • Este hueco se forma debido a que la aguja está recubierta de la grasa de nuestros dedos , y así el agua no puede mojar a la aguja; entonces el agua se ha "curvado" alrededor de la misma, aplicando una fuerza hacia arriba que se opone a que la aguja se hunda.
  • Este mismo principio es utilizado por algunos insectos, para sostenerse sobre el agua sin hundirse.




¿Qué más puedo hacer?

¡Sorprende a tus amig@s!
  • Prueba el mismo experimento, pero SIN ENGRASAR antes la aguja. Esto sí se puede hacer, teniendo mucho mayor cuidado en la forma de colocar la aguja y el papel en el agua.
  • ¿Puedes hacer flotar algo más grande que una aguja? prueba y cuentános tus experiencias.
  • Juega a las "Carreras de agujas flotantes" con tus amig@s, usando una aguja flotante para c/u de ell@s, dentro de una bandeja o tina de agua más larga. ¡Pierde el que hunda la aguja del compañero! Has tus propias reglas del juego. Prueba y cuentános tus experiencias.



¿Alguna vez te has preguntado que sucede al mezclar la sal con el hielo? pues que la sal derrite o funde al hielo, debido a un fenómeno físico. Esto lo podemos aprovechar en el siguiente experimento:





Dificultad: Experimento sencillo

Material:
un vaso o copa transparente, hilo para coser, agua y un cubito de hielo.



¿Cómo hacerlo?

1.- Llena de agua el vaso o copa,
2.- Coloca dentro el cubo de hielo,
3.- Coloca el hilo por encima del hielo,
4.- Agrega un poco de sal (no mucha) justo encima de la zona donde el hilo y el cubo están unidos,
5.- Espera unos minutos y tira del hilo suavemente, y si lo sientes seguro, jala y eleva el cubito de hielo


¿Por qué sucede?

1.- La sal baja el punto de congelación del agua. En otras palabras: el agua normal se congela a 0° centígrados; pero el agua salada se congela a una temperatura más baja.

2.- El hielo se derrite cuando está en contacto con la sal.

3.- Lo anterior, permite que el hilo se encaje en el "charquito" que se forma en la superficie del cubo de hielo.

4.- Conforme la sal se diluye, el charquito se vuelve a congelar y atrapa nuevamente al hilo.


¿ Ahora comprendes porqué en muchos lugares del mundo, la sal es utilizada para "limpiar" la nieve depositada en calles, caminos, carreteras, pistas de aterrizaje, etc. ?


¡Saludos desde México!