En otras palabras, dentro de un vaso con gaseosa se introducen unos trocitos de chocolate.

El chocolate es más denso que la gaseosa y los trocitos se hunden.
A medida que descienden los trocitos de chocolate se van rodeando por burbujas del gas disuelto en la gaseosa. Llega un momento que el empuje del gas compensa el peso de los trocitos de chocolate y éstos ascienden a la superficie del líquido. Al llegar a la superficie se liberan las burbujas y los trocitos vuelven a sumergirse, repitiéndose el proceso hasta que la gaseosa se queda sin gas.


Buen provecho.



50 El Versorio

junio 13, 2008 0 comentarios

El versorio fue inventado por William Gilbert hacia el año 1600 para detectar cuerpos cargados. Es una aguja metálica, similar a la de una brújula, pero sin ser magnética, que gira sobre un eje vertical sin rozamiento. Al acercarle un cuerpo cargado, la aguja gira.

Podemos construir un versorio con plastilina, un palito de madera, corcho blanco y unas aspas metálicas de papel de aluminio. Con la plastilina y el palito construimos una base para las aspas. Para sujetar las aspas metálicas al palito usamos corcho blanco. Es importante que las aspas giren sin rozamiento.


Cuando acercamos un objeto cargado (por ejemplo una hoja de acetato) , las cargas de las aspas metálicas se reordenan y las aspas giran hacia la regla.

Para realizar nuestro experimento hacemos tres agujeros a distinta altura en una botella de plástico, los tapamos provisionalmente con cinta aislante y llenamos la botella completamente de agua. No ponemos el tapón de la botella.
Al quitar la cinta y destapar los agujeros se observa que el agua sale perpendicularmente a la superficie de la botella. Podemos ver que el agua sale con mayor velocidad por el orificio que se encuentra más cerca de la base de la botella.




El principio fundamental de la hidrostática establece que la presión ejercida por el agua depende de la profundidad. A mayor profundidad, mayor presión. Por esto el agua sale con mayor velocidad por el agujero que está más cerca de la base a mayor profundidad.








Como consecuencia del principio fundamental de la hidrostática, las presas de los embalses soportan mayores presiones en la base, y por esa razón se construyen con muros más gruesos en la parte inferior.






El electroscopio fue inventado por el físico francés Jean Antonie Mollet en 1750. Es un aparto que sirve para detectar cuerpos cargados de electricidad.

Podemos construir un electroscopio con un vaso de plástico, un clip, corcho blanco y papel de aluminio. Recorta un pequeño rectángulo de papel de aluminio, dóblalo por la mitad y cuélgalo del clip tal como muestra la figura.




Para obtener electricidad estática frotamos una hoja de acetato con un paño de lana o franela.

El electroscopio se puede electrizar por contacto o por inducción.


Si aproximamos la hoja de acetato al electroscopio pero sin tocarlo, las cargas del clip y de las láminas de aluminio se reordenan
Las láminas de aluminio se cargan de electricidad del mismo signo y se repelen.








Si tocamos el electroscopio, las cargas llegan hasta las láminas que tendrán cargas del mismo signo y se repelen.








Para realizar nuestro experimento hacemos dos o tres agujeros (a la misma altura) en una botella de plástico, los tapamos provisionalmente con cinta aislante y llenamos la botella completamente de agua. No ponemos el tapón de la botella.


Al quitar la cinta y destapar los agujeros se observa que sale agua horizontalmente.
El agua contenida en la botella ejerce fuerzas perpendiculares sobre las paredes del recipiente que impulsa el agua por los orificios.












Si inclinamos la botella, el agua sale en dirección perpendicular a la superficie de la botella, no horizontalmente.




Hacemos un pequeño agujero en la botella de plástico, aproximadamente a la mitad de su altura, lo tapamos provisionalmente (por ejemplo con el dedo) y llenamos la botella completamente de agua, tapándola seguidamente.

Al quitar el dedo del agujero se observa que no sale agua. Pero, al quitar el tapón de la botella, observamos que sale un chorro de agua por el orificio.

Al mantener la botella con el tapón puesto, la presión interna sobre el agujero (la presión ejercida por el aire contenido en la botella más la presión ejercida por la columna de agua que hay por encima del agujero) es igual a la presión externa (la presión atmosférica) Por esto no sale agua por el agujero.

Si quitamos el tapón, permitiendo que el aire (y la presión atmosférica) entre por la parte superior de la botella, se rompe el equilibrio anterior. La presión interna sobre el agujero (la presión atmosférica en el interior de la botella más la presión ejercida por la columna de agua sobre el agujero) es superior a la presión externa (la presión atmosférica). Esta diferencia de presión impulsa el agua fuera de la botella.